Caja registradora novitus sento e manual del usuario

Cada emprendedor con una caja registradora en una empresa simple lucha todos los días con otros problemas que estos platos pueden generar. Como todos los equipos informáticos, las cajas registradoras no son independientes de las decisiones y, en ocasiones, se descomponen. No todos los dueños de negocios saben que en cualquier momento cuando los registros se transfieren por medio de una caja registradora, deberían tener otro dispositivo de este tipo, solo en caso de falla de este perfecto.

La falta de una caja registradora de repuesto de elzab durante la venta posterior de productos o servicios puede afectar la imposición de sanciones por parte de la oficina de impuestos, ya que esto evitará que la lista de ventas rompa el dispositivo principal. Los documentos guardados junto con la caja registradora deben incluir el folleto del servicio de caja registradora. Este material no solo complementa todas las reparaciones del dispositivo, sino que también recibe datos sobre la localización de la caja registradora o cambios en sus pensamientos. En el trabajo de servicio, la entrada requiere un número único, que fue asignado a la caja registradora por la oficina de impuestos, el nombre de la empresa y la dirección de las instalaciones donde se utiliza el efectivo. Toda esta información es necesaria en caso de una auditoría de la oficina de impuestos. Cualquier noticia en el conocimiento de la caja registradora, además, su reparación es un servicio especializado con el que cada empresario que utilice cajas registradoras debe ser firmado. Qué mucho: debe informar a la oficina de impuestos sobre cualquier cambio en el técnico de caja. Las ventas en cajas registradoras deben pasar a una creación continua, por lo que si la memoria de la caja registradora está llena, debe reemplazar la memoria con otra, recordando leer la memoria. La lectura de la memoria de la caja registradora fiscal puede ser, también como un cambio realizado, pero solo por una entidad autorizada. Además, el artículo debe llevarse a cabo en presencia de un empleado de la oficina de impuestos. La lectura de la caja registradora fiscal consiste en un informe apropiado, una copia de la cual se envía a la oficina de impuestos y la otra al empresario. Requiere que el protocolo se almacene de acuerdo con documentos adicionales relacionados con la caja registradora; su defecto puede resultar en la imposición de una multa por parte de la oficina.